Director de Analítica Web, un cargo con mucha miga

En Twitter no me prodigo mucho, principalmente porque lo he aburrido ya hace. Abrí mi primera cuenta en Twitter en 2008, por indicación de mi amigo y entonces compañero David Martín, y en aquél entonces el micro-blogging me resultaba divertido y tal, lo típico, la novedad. También en aquella época recuerdo haber probado Yammer (puesto que la estabamos evaluando como herramienta de microblogging corporativa).

A lo que iba. Twitter en general me aburre porque hay mucho comemierda, mucho gafa-pasta que va de entendido, mucha vanidad, demasiada lucha de egos, y muchas personas (físicas y jurídicas) perdiendo el tiempo posteando lo que hacen o dejan de hacer sin un objetivo claro, sin foco.

Sin embargo, he de reconocer que hay personas en Twitter que si aportan luz en medio de la jauría de CMs (CM de comemierda, no de Community Manager, !!mal pensao’!!) que deambulan entre timelines y retweets.

Por motivos vocacionales y también profesionales, sigo mucho a Sorprendida  y también a jcasasempere. Y les sigo porque ellos y yo tenemos algo en común. Somos prescriptores de Avinash Kaushik desde hace años

Y también porque, por caminos separados (nunca he hablado con ellos ni los he visto en persona), hemos llegado a una misma conclusión: la analítica web ya no es una ciencia estándar. La analítica web debe medir de manera personalizada aspectos cualitativos de la cadena de valor de cada empresa. Por muy micro-pyme o muy multi que sea, necesita medir cómo interactuan los clientes con la web, con las tarifas, con la info de los productos y servicios, con los formularios, etc… y no las visitas, o las páginas vistas.

En la transición de una web uni-direccional hacia una web más interactiva, es normal que intentemos medir la calidad de dicho diálogo con los clientes. Muchos HiPo’s se obsesionan aún hoy en día con el volumen, las cantidad de visitas, de páginas vista, etc… buscando cerebralmente ganar la batalla de los números. Esta línea de trabajo lleva a pensar sólo en mi web, mis números, etc… sin tener en cuenta cómo ha sido esa experiencia en términos cualitativos, es decir, ¿qué le ha parecido al cliente?

Pero hace tiempo que los que nos dedicamos a esto sabemos que ganar la batalla de los números no necesariamente implica ganar la guerra y conquistar clientes.

La analítica web contemporánea busca constantemente medir con la cabeza, eso siempre, pero sin perder de vista que tambien hay que medir usando los sentimientos, el alma. Los fundamentos son los de siempre (MAR): medir, analizar y reportar. Lo que ha cambiado es el foco, el punto hacia el que fijamos el telescopio. Para ello, es importante medir, analizar, reportar y poder influir en el proceso de decisión de la empresa. Los datos no sirven para nada si no se analizan. Los análisis no sirven para nada si no se reportan. Los reportes no sirven para nada si no se tienen en cuenta en el proceso de decisión. En el panorama tecnológico de hoy, las decisiones en la empresa ya no las toman los directivos, las toman los clientes. Los buenos directivos son aquellos que saben medir aquello que les gusta a sus clientes para seguir mejorándolo e invertir recursos en ello.

Las barreras hacia este tipo de analítica no está en los medios técnicos, ni el software, puesto que hay tecnología de sobra para medir la forma en la que interactuan los clientes con nosotros. La limitación, como casi todo, está en la mentalidad con la que afrontamos el negocio. Mentalmente hay que ser flexible, adaptarse al cambio y estar dispuesto constantemente a desaprender lo aprendido para aprender de nuevo con más experiencia. El diablo sabe más por viejo que por diablo. Lo de ser diabo le ayuda porque no tiene ningún reparo en romper con sus ataduras.

Las guerras se pierden sin cabeza, y se ganan con corazón.

Servicio de email marketing para empresas: Mailcast

MAILCast es un servicio para empresas y otras instituciones basado en la Web para crear boletines y campañas de marketing por email, dirigidas a diferentes segmentos de clientes con mensajes personalizados.

Puedes probarlo gratis durantes un mes. Dispones de un mes para experimentar por completo el servicio. Envía hasta 1.000 correos con MAILCast. No necesitas proporcionarnos una tarjeta de crédito ni un número de cuenta para empezar tu periodo de prueba. No compartiremos tus datos con nadie y tu lista de correo permanecerá completamente privada. Es un servicio exclusivo para empresas. Por motivos operativos sólo podemos atender a empresas de España.

Entre las ventajas, destaca que es una empresa española, primero porque las opciones de un cumplimiento efectivo y correcto de la Ley de Protección de Datos (LOPD) son muy complejas con empresas norteamericanas a las que la legislación española les importa más bien poco, y segundo por la mayor cercanía y facilidad de contacto y soporte en caso de problemas técnicos (y es que una cosa es hablar inglés, que yo lo hablo, y otra muy distinta intentar mantener una conversación por teléfono en inglés acerca de un problema técnico en una plataforma de email marketing).

MAILCast te permite:

    • Publicar boletines automáticos y consistentes.
    • Crear y enviar campañas de email marketing atractivas y a coste reducido.
    • Dotar de contenidos a tu sitio Web o Intranet con información actualizada a través de RSS.
    • Personalizar relaciones duraderas y rentables con tus clientes.
    • Ayudarte a distribuir tu trabajo entre departamentos, ajustando permisos y roles.
    • Llevar a cabo encuestas indirectas y previsiones de ventas.

Estos son los precios del servicio. Aquí puedes ver un video sobre el servicio de emailing Mailcast:

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto.

La eficacia del email de cara a vender

La proliferación del spam y de correos molestos podría llevar a pensar que las técnicas de email marketing son inútiles, ya que los usuarios están acostumbrados a borrar directamente aquellos mensajes que no les interesan. Sin embargo, un estudio realizado por la compañía europea Emailing Solution indica todo lo contrario e, incluso, asegura que una buena campaña utilizando este sistema puede mejorar los resultados de una empresa en hasta un 26%.

Pese a la creación de buzones para almacenar directamente los emails no deseados, y a la tendencia generalizada de borrar la publicidad, el estudio señala que una proporción muy reducida de usuarios se da de baja de las listas de correo. De hecho, la tasa de aceptación de estas comunicaciones publicitarias tan solo bajó un 0,04% entre 2005 y 2006, un resultado más que optimista si se tiene en cuenta la entrada en vigor de leyes que obligan a las compañías a incluir siempre un enlace para solicitar la baja de su base de datos.

Según el estudio, esta publicidad en forma de correos electrónicos, que ha aumentado considerablemente en los últimos años, tiene grandes ventajas con respecto a otros tipos de marketing online (como banners o anuncios en los buscadores), ya que puede dirigirse a un cliente o grupo concreto, con intereses similares.

La segmentación es, por tanto, clave a la hora de alcanzar al público objetivo de un determinado producto, ya que a través de ella se puede saber si los usuarios serán receptivos ante él o no. Según Emailing Solution, la recepción de los mensajes mejora un 25,9% si éstos están personalizados, y aumenta también la tasa de personas que pinchan en los enlaces del correo.

Es fundamental que las empresas sepan que, para tener mayor éxito, deben cuidar la longitud del “Asunto” de los mensajes; aquellos que utilizan menos de 35 caracteres aumentan su eficacia en un 28,8%, mientras que los más extensos no consiguen captar completamente la atención de los usuarios. Los enlaces son también un factor crucial a la hora de hacer funcionar una campaña de este tipo, y según el estudio aquellos emails que cuentan con más de 10 tienen un 120% más de clics entre los receptores.

El asunto de estos mensajes es también crucial, ya que en muchas ocasiones distinguirá al spam de los emails verdaderamente interesantes de cara a los clientes. Según apunta el estudio, el éxito comercial de las campañas depende en un 80% del título que tiene el mensaje, algo fundamental para convencer a un usuario de que lo abra y vea su contenido.

Siguiendo estos parámetros una campaña de email marketing debería ser bastante fructífera, aunque sus responsables tienen que tener también en cuenta la frecuencia de los envíos, ya que realizar demasiados a lo largo de un período corto de tiempo puede erosionar la confianza de sus consumidores.