Los números de 2010 de gonzbuk

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Alrededor de 3 millones de personas visitan el Taj Mahal cada año. Este blog fue visto cerca de 31,000 veces en 2010. Si el blog fuera el Taj Mahal, se necesitarían alrededor de 4 días para visitarlo.

In 2010, there were 20 new posts, growing the total archive of this blog to 170 posts. Subiste 38 imágenes, ocupando un total de 3mb. Eso son alrededor de 3 imágenes por mes.

The busiest day of the year was 29 de septiembre with 678 views. The most popular post that day was El sindicalismo trasnochado, rancio y caduco que sacude Vigo y el resto de España.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran search.conduit.com, meneame.net, es.wordpress.com, 6x.velneo.es y searchqu.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por herramientas de trabajo, diferencia entre lider y gerente, diferencia entre gerente y lider, importancia del diseño y los valores.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

El sindicalismo trasnochado, rancio y caduco que sacude Vigo y el resto de España septiembre, 2010

2

Las diferencias entre ser un gerente y ser un líder noviembre, 2007
12 comentários

3

La gestión estratégica de la empresa: los valores noviembre, 2008
1 comentario

4

La importancia del copy en la publicidad por Internet octubre, 2007
6 comentários

5

Entorno demográfico y sociocultural en España, ¿una época de cambios o un cambio de época? junio, 2008
5 comentários

Ejemplos de misión, visión y valores de empresas consolidadas

Para conformar nuestro plan estratégico consiste en la declaración de la Misión, Visión y Valores de nuestra empresa, la misión nos permite concienciarnos de nuestra labor en el mercado, nuestra visión establece las metas y objetivos, a grandes rasgos, que queremos llegar a alcanzar, por último los valores definen nuestra forma de trabajar y de existir para alcanzar nuestra visión.

Definición de la Misión de una empresa

Misión : Define el negocio al que se dedica la organización, las necesidades que cubren con sus productos y servicios, el mercado en el cual se desarrolla la empresa y la imagen pública de la empresa u organización.

La misión de la empresa es la respuesta a la pregunta , ¿Para que existe la organización? A continuación se muestran, para una mayor comprensión, la declaración de la misión de diversas empresas o instituciones.

  • Declaración de la misión de Gas Natural: la Misión del Grupo Gas Natural es atender las necesidades energéticas de la sociedad, proporcionando a sus clientes servicios y productos de calidad respetuosos con el medio ambiente, a sus accionistas una rentabilidad creciente y sostenible y a sus empleados la posibilidad de desarrollar sus competencias profesionales.
  • Declaración de la misión de la prestigiosa consultora KPMG: transformar el conocimiento en valor para el beneficio de nuestros clientes, nuestra gente y los mercados de capitales.
  • Declaración de la misión de Ford: somos una familia global, diversa con una herencia orgullosa, confiada apasionado a proporcionar productos excepcionales y servicios.

Definición de la Visión de una empresa

Visión : Define y describe la situación futura que desea tener la empresa, el propósito de la visión es guiar, controlar y alentar a la organización en su conjunto para alcanzar el estado deseable de la organización.

La visión de la empresa es la respuesta a la pregunta, ¿Qué queremos que sea la organización en los próximos años?
Los valores corporativos es la respuesta a la pregunta, ¿En que creemos y como somos?

  • Declaración de la Visión de Gas Natural: La Visión es ser un Grupo energético y de servicios líder y en continuo crecimiento, con presencia multinacional, que se distinga por proporcionar una calidad de servicio excelente a sus clientes, una rentabilidad sostenida a sus accionistas, una ampliación de oportunidades de desarrollo profesional y personal a sus empleados y una contribución positiva a la sociedad actuando con un compromiso de ciudadanía global.
  • Declaración de la Visión de KPMG: Ser líderes en los mercados en los que participamos.
  • Declaración de la Visión de Ford: Nuestra visión: Convertirnos en la compañía principal del mundo de productos y servicios para el automóvil.

Definición de los valores de una empresa

Valores : Define el conjunto de principios, creencias, reglas que regulan la gestión de la organización. Constituyen la filosofía institucional y el soporte de la cultura organizacional.

El objetivo básico de la definición de valores corporativos es el de tener un marco de referencia que inspire y regule la vida de la organización.

  • Declaración de los valores de Gas Natural: Orientación al cliente, Compromiso con los resultados, Sostenibilidad, Interés por las Personas Responsabilidad Social, Integridad
  • Declaración de los valores de KPMG: Lideramos con el ejemploTrabajamos en equipoRespetamos a la personaAnalizamos los hechos y brindamos nuestra opiniónNos comunicamos abierta y honestamenteNos comprometemos con la comunidadAnte todo, actuamos con integridad
  • Declaración de los valores de Ford: Nuestros valores: Hacemos bien las cosas para nuestra gente, nuestro ambiente y nuestra sociedad, pero sobretodo para nuestros clientes.

El sindicalismo trasnochado, rancio y caduco que sacude Vigo y el resto de España

Esta mañana no he podido ir a trabajar porque en la puerta de mi empresa había un ejercito de piquetes violentos debido a la huelga general. Yo no estoy encontra del derecho de huelga, pero que la secunde quién crea en ella. Yo pienso que esta huelga general llega mal y tarde y que nos está haciendo mucho daño. Ya somos poco productivos, poco competitivos y poco conscientes de nuestras propias miserias como para tener un día de fiesta así porque así.

Nueve de cada diez españoles no están afiliados a ningún sindicato. Sin embargo, actualmente ocho de cada diez españoles trabajan.

Que los sindicatos no representan los intereses de nadie es por todos sabido. En ese sentido, me recuerda mucho a la Iglesia. ¿Quién se puede identificar con una panda de borregos pancartistas que carecen de ideas, formación y discurso?

Esta mañana he visto como varios piquetes volcaban contenedores de basura con la cara tapada. Amanecía y la luz no era suficiente para sacar fotos con el móvil. Un poco más tarde pasé por allí, por García Barbón, en pleno centro de Vigo, a escasos metros de la sede de UGT.

¿Esto es lo que proponen los sindicatos para secundar la huelga? ¿Dónde estaban los sindicatos hace dos años cuando estabamos ya en una profunda recesión?

Sobran las palabras.

La teoría del Peak Oil es una verdad a medias

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define visión como la “acción y el efecto de ver”.

Hace ya dos décadas (cuando era un niño más bien atontado tras mi pupitre) que mi profesor de ciencias de tercero de EGB en Estes Hills Elementary School en la ciudad universitaria de Chapel Hill (Carolina del Norte), un tal Mr. G (diminutivo de Mr. Gallagher), repetía a menudo una frase: “The world will learn how to live without oil”.

Supongo que todos hemos tenido el mítico profesor que al hablar de las reservas mundiales de petróleo se metía también en temas más o menos apocalípticos sobre el fin del mundo tal y cómo lo conocemos por el agotamiento de dichas reservas… Pues eso, a mi me tocó Mr. G.

Mr. G nos decía que allá por el año 2100 se agotarían todas las reservas de petróleo al ritmo de consumo que se llevaba en los años 80. A medida que he ido creciendo, los diferentes profes de BUP y luego en la universidad iban acortando el plazo, unos decían que si para el 2070, otros ya que en el 2040,etc…

Lo cierto es que mi profe de EGB allá por los tempranos 80 hablaba de la teoría del Peak Oil, ideada en 1956.

El Peak Oil no solo advierte de un mundo al que se le acaban las reservas de petroleo a ritmos agigantados, sino de del fin del petroleo barato tal y como lo conocemos. El mundo ya sufrió una primera gran crisis del petroleo en 1970 (de la cual costó muchísimo salir, solo a base de crédito fácil y barato), y nos acercamos peligrosamente a una segunda crisis en la que se constatará que todos los cálculos realizados sobre estimaciones de petroleo sin extraer han sido exagerados por los paises de la OPEC para aumentar su influencia en los precios del crudo. Las arenas bituminosas de Canada contienen petroleo, sí, pero el proceso de extracción es altamente costoso desde el punto de vista energético y medioambiental.

Indagando un poco en el asunto, he descubierto que la teoría del Peak Oil es una verdad a medias. Es cierto que las reservas de petróleo en forma de “oro líquido” están en vías de agotarse (nadie se pone de acuerdo para cúando), pero queda petróleo aún por extraer, aunque no sea de la forma en que estamos acostumbrados a ver en los documentales sobre Arabía Saudí, Texas o Venezuela.

Aquí os dejo un video de cómo se extrae petróleo en Alberta, Canadá:

Un buen líder en tiempos de crisis

Me llama poderosamente la atención la relevancia que adquiere el contexto en 431276 nuestra percepción del liderazgo. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York la percepción que tenían los neuyorkinos sobre el liderazgo de Rudolph Giuliani era sensacional. La opinión pública lo elogiaba de manera unánime: un gran líder, si señor, un tipo asertivo, firme, con determinación, con la habilidad de poder transmitir seguridad en tiempos de crisis y terror. Sin embargo, cuando el mismo Giuliani se postuló como candidato a la presidencia de los Estados Unidos la misma opinión pública que tanto había alabado su gestión cuando sucedieron los atentados del 11-S lo tildó de ser un líder de perfil bajo, vehemente, terco y muy dado a tomar decisiones de manera unilateral. En la historia reciente de España también vemos casos igualmente llamativos. Me viene a la cabeza la figura del ex-presidente del gobierno, Jose María Aznar. A mediados de la década de los noventa, en el ocaso del felipismo, y con una coyuntura económica negativa  (cada vez menos me atrevo a decir que similar a la actual porque la que nos viene encima es de aupa…), en la que la economía española se encontraba en una etapa de fuerte desaceleración del gasto privado, y que estaba llevando a caídas de dos dígitos en los principales indicadores del consumo a corto plazo como las matriculaciones de vehículos, la producción de cemento o las ventas del comercio minorista (pequeño comercio, súper e hipermercados)… , en la que los ingresos tributarios se estaban desinflando, afectados por los menores beneficios empresariales (impuesto de sociedades) y por la falta de confianza de los consumidore en que hubiese un repunte de la economía (afecta a la recaudación del IVA), en la que la seguridad social inició una escalada hacia el abismo y el entonces, al igual que hasta hace un mes, ministro de economía Pedro Solbes animó a los españoles a acogerse a planes de pensiones privados … Pues en aquella época, Aznar,  jefe de la oposición -por el que nadie daba un duro frente a la carismática figura de Felipe González-, fué capaz no sólo de ganar unas elecciones ante el descontento general reinante en la sociedad española, sino de remontar el vuelo de una economía en caída libre y cumplir con los criterios de Mastrique para hacer converger la antigua moneda nacional, la peseta, con el euro. En los primeros años de oposición Aznar tenía fama de antipático, de ser poco carismático, y el gobierno, del PSOE, se metía con él por el bigote (disque por simbolizar autoritarismo…), por su forma nasalidad pronunciada al hablar y por recurrir siempre a la machacona frase “!Váyase Sr. González!“… Con el devenir de los acontecimientos, la crisis del 93, la progresiva dificultad para entrar en la eurozona, la crispación social por el creciente desempleo, la recesión económica creciente, el escándalo de los GAL, y la falta de de credibilidad de un Felipe González apático y sin energía para seguir gobernando aquellos “defectos” de Aznar se volvieron “virtud”. La opinión pública española pasó de la mofa a la admiración en un periodo de cuatro años. En el 95 Aznar era un autoritario, en el 2000,  el presidente por mayoría absoluta. Su asertividad, la fuerza que transmitía a la hora de tomar decisiones, su vehemencia y su estilo político -atar a todo el mundo en corto- resultó en un liderazgo tan eficaz que además de recuperar la senda positiva de la economía, generar muchísimo empleo, cumplir con los criterios de convergencia de Maastriche, desgastar profundamente a ETA, y algún que otro logro más, fué capaz de convencer a todo un país para ser reelegido presidente del gobierno por mayoría absoluta. Tras su primera legislatura, ejemplar en muchos aspectos, y ya recuperada la economía, con muy poco paro y prosperidad por doquier, contaba con el apoyo de millones de españoles. En ese mismo instante, en el momento de su reelección, se produce un punto de inflexión en la hasta entonces gran biografía política de Aznar. El contexto en el año 200o era muy distinto al que él se encontró cuando entró a vivir en el palacio de la Moncloa. El líder que España necesitaba en ese momento, enfilando esa segunda legislatura, distaba mucho de aquél Aznar asertivo y autoritario en petit comité que había sido capaz de darle la vuelta a una situación tan adversa cómo la de la crisis de los noventa. En esa etapa de crecimiento, España ya no necesitaba que su presidente fuera omnipresente, no necesitaba ese liderazgo tan fuerte, no necesitaba tanta asertividad, ni que las decisiones se tomaran de forma tan unilateral. Todos estos rasgos del liderazgo de Aznar, además, se percibían de forma magnificada por la opinión pública española, en parte por el llamado síndrome de la Moncloa, y en parte porque el propio ego de Aznar se encontraba por las nubes. Todo ello tuvo su reflejo en aquella nefasta decisión de casar a su hija en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial (con todo lo que ello implica: casar a una hija, en un edificio de históricamente vinculado a la realeza, con un elenco de invitados entre los estaban personajes tan detestables como el afamado -por supuesto corrupto- Francisco Correa o el siempre inoportuno Silvio Berlusconi). Aznar le dió rienda suelta a su lado más autoritario cuando lo más oportuno hubiera sido disimularlo más. Yo creo que no es cierto, como se comentaba en algunos círculos, que la mayoría absoluta había cambiado a Aznar. Lo que cambió fué el contexto. Y la percepción de esos rasgos por parte de la opinión pública también cambió. Lo que en momentos de crisis se valoraba como bueno, en momentos de bonanza ya no lo era tanto. Aznar siempre fué autoritario, su eslogan lo delata. Otra cosa es que en un contexto de crisis ese tipo de liderazgo pueda servir para salir del atolladero ya que ante la incertidumbre generalizada se necesitan líderes que transmitan convicción y generen cambio. Esta nefasta actitud refleja la inflexibilidad ante el cambio y la falta de talento en temas de marketing político del que tradicionalmente padece el PP, marketing, por otro lado, que el PSOE maneja con maestría. Aznar fué incapaz de hacer una lectura de aquel contexto, se dejó llevar por su lado más oscuro y, a pesar de sus grandes logros, su imagen ante la opinión pública española tras estar ya 6 años alejado de la Moncloa sigue siendo bastante mala. Y no sólo es consecuencia del “cerco sanitario” al que es sometido por parte de algunos medios de comunicación más próximos a la izquierda, sino que hay miembros de su propio partido y muchos afiliados al PP que no aprueban aquella actitud del ex-presidente. Pero todos, sin discusión, reconocen sus logros y méritos en aquella primera legislatura. Y aquél liderazgo hábil, con un gobierno en minoría, es algo que quizás echemos en falta hoy de nuestros actuales dirigentes políticos, ya sean del gobierno o de la oposición.