La teoría del Peak Oil es una verdad a medias

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define visión como la “acción y el efecto de ver”.

Hace ya dos décadas (cuando era un niño más bien atontado tras mi pupitre) que mi profesor de ciencias de tercero de EGB en Estes Hills Elementary School en la ciudad universitaria de Chapel Hill (Carolina del Norte), un tal Mr. G (diminutivo de Mr. Gallagher), repetía a menudo una frase: “The world will learn how to live without oil”.

Supongo que todos hemos tenido el mítico profesor que al hablar de las reservas mundiales de petróleo se metía también en temas más o menos apocalípticos sobre el fin del mundo tal y cómo lo conocemos por el agotamiento de dichas reservas… Pues eso, a mi me tocó Mr. G.

Mr. G nos decía que allá por el año 2100 se agotarían todas las reservas de petróleo al ritmo de consumo que se llevaba en los años 80. A medida que he ido creciendo, los diferentes profes de BUP y luego en la universidad iban acortando el plazo, unos decían que si para el 2070, otros ya que en el 2040,etc…

Lo cierto es que mi profe de EGB allá por los tempranos 80 hablaba de la teoría del Peak Oil, ideada en 1956.

El Peak Oil no solo advierte de un mundo al que se le acaban las reservas de petroleo a ritmos agigantados, sino de del fin del petroleo barato tal y como lo conocemos. El mundo ya sufrió una primera gran crisis del petroleo en 1970 (de la cual costó muchísimo salir, solo a base de crédito fácil y barato), y nos acercamos peligrosamente a una segunda crisis en la que se constatará que todos los cálculos realizados sobre estimaciones de petroleo sin extraer han sido exagerados por los paises de la OPEC para aumentar su influencia en los precios del crudo. Las arenas bituminosas de Canada contienen petroleo, sí, pero el proceso de extracción es altamente costoso desde el punto de vista energético y medioambiental.

Indagando un poco en el asunto, he descubierto que la teoría del Peak Oil es una verdad a medias. Es cierto que las reservas de petróleo en forma de “oro líquido” están en vías de agotarse (nadie se pone de acuerdo para cúando), pero queda petróleo aún por extraer, aunque no sea de la forma en que estamos acostumbrados a ver en los documentales sobre Arabía Saudí, Texas o Venezuela.

Aquí os dejo un video de cómo se extrae petróleo en Alberta, Canadá:

La programación y la melomanía

Es muy común entre los programadores el gusto por la música. Incluso Velneo y los demás programadores tienen ya su reggaeton hecho con mucho humor y algo de ironía (topicazos de programadores tratados con gracia).

El comercio electrónico B2C en España

Night view of the Spanish National Statistics Institute headquarters, at 183 Paseo de la Castellana (avenue) in Madrid.

Image via Wikipedia

Según el observatorio Red.es la cifra de negocio que ha generado el comercio electrónico en 2006 ha sido de 2.778 millones de euros, superando con creces los 2.143 de 2005. Esto supone un incremento neto de 635 millones de euros, que se traduce en un crecimiento del 29,6%, dato muy superior al 16,7% recogido en 2005.

Para dar una idea del volumen de comercio electrónico en 2006 sobre el consumo de las familias, hemos calculado un ratio empleando los últimos datos disponibles de la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares (ECPF) del INE, correspondientes al año 2005. De este modo se estima que la cifra de comercio electrónico en 2006, supone el 0,97% del total del gasto familiar en 2005.

La cifra de negocio del comercio electrónico es el resultado de computar la media de gasto anual por internauta comprador que se ha estimado en 523€ por el total de 5,30 millones internautas compradores.

El gasto medio anual en 2006 es de 523€, lo que supone un incremento de 5,7% respecto a la cifra de 2005 (495€), incremento similar al que se recogió en 2005 (6,7%).

Zemanta Pixie

Google:”No utilizamos las palabras claves en forma de meta tags”

Por si quedaba alguna duda, Google recientemente ha sacado un video para informar de manera inequívoca que ellos no usan las palabras clavemeta tags” en los resultados de las búsquedas.

A pesar de que si tiene una aplicación que puede identificar meta tags, no forma parte de entramado del buscador ni se tienen en cuenta a la hora de valorar el “page rank“.

Hasta no hace mucho, los desarrolladores web introducían innumerables palabras claves en forma de meta tags con todas las combinaciones posibles para atraer tráfico orgánico a las páginas webs.

Google, al diagnosticar el uso abusivo de meta tags, empezó sólo a tener en cuenta el contenido de la página (lo que está a ojos del lector), y se olvidó de factores tales como las palabras claves en forma de meta tags o enlaces entrantes a la página web.

Esto no quiere decir que hayan abandonado el análisis de las meta tags para otro orden de cosas, pero no para prdenar el resultado de una búsqueda en google.com.

Muchos desarrolladores web apuestan por seguir introduciendo meta tags ya que los criterios del buscador son variables y puede que en el futuro se consideren estas palabras claves ocultas en el HTML para ordenar el resultado de las búsquedas.

Entiendo los motivos que llevan a Google a tomar esta decisión y a explicarlo claramente. Durante años nos hemos hartado a meter meta tags con el único fin de atraer visitas a nuestras webs de forma abusiva, incluso si esas palabras claves no tenían mucho que ver con el contenido de nuestra web. Yo siempre he desaconsejado esta práctica porque a mi sólo me interesan aquellas visitas que me aportan muchos minutos de permanencia en mi página y contenidos relevantes para el lector que llega.

Al Google le interesa mostrar resultados relevantes para una determinada búsqueda y, evidentemente, el uso desproporcionado de meta tags puede llegar a desvirtuar unos resultados si el motor de búsqueda las tuviera en cuenta. Content is king!