La formación de las personas en la empresa

Students learning Spanish in Vitoria Spain

Image by Zador Spanish schools Spain via Flickr

Hoy en día cuando hablamos de la formación de las personas en la empresa no sólo nos referimos como antaño a la faceta más estricta del término que hace referencia a los conocimientos académicos de una persona.

Desde hace años cuando hablamos de empresa se ha estirado el concepto de formación ya que engloba no sólo la formación académica y conocimiento sobre las diferentes materias, sino que además incluye una faceta actitudinal y otra de tipo procedimental (el “know-how”).

Empresa y formación de las personas

La parte más tradicional del término. la primera que nos viene a la cabeza cuando pensamos en formación, hace referencia al ámbito conceptual de la formación de las personas: cultura de base, concocimientos técnicos (sobre una determinada materia o rama) generales y conocimientos técnicos específicos. Esto es lo que dentro de un curriculum vitae se suele encasillar bajo la sección de “Formación Académica” y “Formación Complementaria”. Creo que la idea hasta aquí está bastante clara…

Dentro del ámbito procedimental se suele distinguir entre el conocimiento de técnicas y herramientas “laborales” y el conocimiento y manejo de técnicas y herramientas específicas de cada función o puesto profesional. Ambos ámbitos en un CV se incluirían dentro de la categoría Experiencia Profesional”.

El conocimiento de técnicas y herramientas “laborales” implica dominar el funcionamiento de procedimientos de un puesto y su interelación con otros. No se trata de tanto de tener una visión general de cómo funciona una empresa pero si de entender la interdependencia del trabajo en la empresa.

Por último el término formación también abarca lo que denominamos el ámbito actitudinal. Esta faceta del término guarda relación con aquellos aspectos más relacionados con la actitud de la persona hacia el trabajo y hacia la vida en general. Tiene que ver con las motivaciones, la autodisciplina y el análisis de las conductas propias.

Las empresas cuando contratan a una persona deben fijarse en todas estas facetas para saber si el candidato es adecuado para el perfil del puesto de trabajo concreto de que se trate.

¿Cuál de los tres ámbitos del término formación es el mejor?

Ante esta pregunta la respuesta es relativa. Depende de la edad de la empresa, del sector en que se desenvuelve, de las características del puesto en cuestión, etc…

Una empresa que empieza quizás debe recurrir más a trabajadores con una actitud positiva, con ganas de aprender y automotivadas. Una empresa en fase de consolidación debe intentar atraer personas con buenos conocimientos y profesionales con cierto prestigio. No sé…

De todos modos, ante la duda yo siempre prefiero contar con personas con una buena actitud ante la mejora contínua -personas que quieren aprender y mejorar- pues soy un verdadero creyente de la frase “hace más quién quiere que quién puede”.

Si en un momento dado se necesita talento este siempre se puede comprar, y esa compra implica no sólo la aportación de talento a un proceso sino una fuente de aprendizaje para todas aquellas personas dentro de la empresa dispuestas a aprender. Y a la larga sale ganando la actitud porque el que en un prinicipio no sabía hacer una tarea la aprender a hacer fijándose en cómo la hace otra.

¿Y tú que opinas?

Related articles

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

Un comentario en “La formación de las personas en la empresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s